Mi perro se rasca mucho

Mi perro se rasca mucho

¿Mi perro se rasca mucho? Puede ser normal que un perro se rasque ya que el pelaje les puede dar esa necesidad y quizás no tenga que ser un motivo de alarma, No obstante, si se produce con bastante frecuencia e incluso el perro se lastima al rascarse es muy probable que tenga algún problema. Algunas enfermedades o picaduras pueden estar causando esos picores.

Te mostramos algunos de los motivos que pueden provocar esos picores y como solucionarlos.

Analizar la piel del perro

El primer paso es intentar detectar cual puede ser la causa de ese picor para una vez detectada ver si podemos hacer frente nosotros mismos a este problema o tenemos que ponerlo en manos de nuestro veterinario. Para ello el perro
debe estar lo mas tranquilo posible y en un entorno que nos permita realizar la exploración sin sobresaltos.

Túmbalo y examina su piel apartando poco a poco el pelo con tus manos explorando todas las partes del cuerpo aunque poniendo mayor atención en aquellas zonas donde hayamos observado que el animal mas se rasca.

Podemos encontrar irritaciones, sarpullidos, un color diferente de la piel (podría deberse a una dermatitis atópica) respecto a otras zonas, escamas o caspa. Asimismo, podríamos encontrar pulgas, garrapatas o presencia de ácaros que podríamos intentar quitárselos con algunas pinzas especiales para esta tarea.

Si observamos alguna irritación, sarpullido etc… debemos llevarlo al veterinario con el fin de que este determine la causa y ponga un tratamiento adecuado.

Reacción alérgica en perros

Los perros también pueden sufrir enfermedades alérgicas provocadas por la contaminación, stress, el tipo de alimentación, polen… Los mismos agentes que afectan a los humanos también pueden afectar a los perros. El polvo de la casa o polen de las plantas pueden provocar alergias.

Tipos de alergias en perros:

  • Alergias por contacto
  • Alergias ambientales
  • Alergias a la mordida de pulga
  • Alergias por alimentación

Problemas mas serios

Pueden aparecer abundantes caídas de su pelo que no guardan relación alguna con su muda natural. Algún ejemplo podría ser una infección por hongos que provoca enrojecimiento y descamaciones en la piel u algunas otras infecciones de tipo bacteriano como pueden ser la pioderma o la foliculitis que provocan fuertes picores intensos y heridas con acompañamiento de perdida de pelo.

Si detectas cualquiera de estos problemas, debes acudir lo antes posible a tu veterinario ya que de lo contrario podría sufrir problemas mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies