Mi perro vomita

Mi perro vomita. El que un perro vomite no es algo normal y que puede causar muchas preocupaciones y deterioros en la salud de nuestra adorada mascota.

Esto puede ser causado por diferentes factores, por lo que es necesario conocerlos para saber cómo tratar al canino y cuando hacerlo para evitar que el daño se agrave.

¿Vómito o regurgitación?

En primer lugar, debes tener presente que no es lo mismo el vómito que la regurgitación. Aunque puedan ser muy similares, la forma y causas que la generan son completamente diferentes.

Cuando el perro vomita está expulsando forzosamente el contenido del estómago, además de tener náuseas y arcadas.

Mi perro vomita

Es fácil darse cuenta cuando un perro tiene ganas de vomitar, ya que antes de hacerlo estará algo inquieto y tendrá mucha salivación, además de tragar de forma acelerada.

En cambio, cuando está regurgitando están eliminando sin ninguna clase de esfuerzo los alimentos u elementos que no pudo digerir y que, por tanto, permanecieron en el esófago.

Si tu perro tiene vómitos, dependiendo de su historial clínico, su edad, su estado o cualquier otro síntoma que presente, puede ser algo muy grave o no.

Para evitar cualquier eventualidad no deseada, lo más recomendable es que asistas o llames a tu veterinario de confianza, en especial, en los siguientes casos:

El perro vomita repentinamente y de forma frecuente y el vómito es de color claro o casi trasparente. Esto es especialmente preocupante si se trata de un cachorro o si el perro es mayor o padece de alguna enfermedad crónica.

  • Si presenta algún otro tipo de trastorno como apatía, anorexia, debilidad, fiebre, dolor, diarrea o cambios en el comportamiento.
  • Aparición de sangre roja u oscura en el vómito.
  • Si el olor del mismo es extremadamente repugnante.
  • Durante varios días se sigue presentando la misma situación.

Causas más probables del vomito en los perros

No te apresures en darle ningún tipo de medicamento a tu perro si este vomita, ya que primero hay que conocer la causa de tal afección. Como hemos mencionado anteriormente, los motivos son muchos, pero los más frecuentes son:

  • Mareo por movimiento, en especial, cuando llevamos a la mascota en el coche.
  • Que el perro haya ingerido alimentos en exceso.
  • Inflamación o altercaciones gástricas o intestinales, como es el caso de la gastritis o la gastroenteritis.
  • Ingesta de toxinas y fármacos por accidentes.
  • Obstrucción causada por el consumo de algún cuerpo extraño, como puede ser el caso de un hueso, una pelota, entre otros.
  • Intolerancia o alergia algún tipo de alimento, o también que haya consumido alguna comida en malas condiciones.
  • Enfermedades y problemas los cuales no estén relacionados directamente con el aparato digestivo que pueden tener los vómitos entre sus síntomas.

¿Cómo tratar a un perro que vomita?

Hasta que la causa no sea clara, no es recomendarle suministrarle ningún tipo de medicamento a la mascota.

Si deja de vomitar durante un tiempo, puedes empezar a suministrarle pequeñas cantidades de agua y posteriormente, de acuerdo con su reacción, un poco de comida baja en grasa.

En el caso de que los vómitos no paren, acude inmediatamente al especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies